SER Maestrat

Anterior
Siguiente

Peñiscola y Morella apadrinan a Mojácar y Aínsa, respectivamente, en su candidaturas para conseguir la iluminación navideña de Ferrero Rocher

  • Por primera vez, los pueblos ganadores de ediciones anteriores apadrinan a los candidatos
  • Este año participan en la competición 7 pueblos: Aínsa (Huesca), Cazalla de la Sierra (Sevilla), Chinchón (Madrid), Mojácar (Almería), Portomarín (Lugo), Santillana del Mar (Cantabria) y Sigüenza (Guadalajara)
  • La primera fase de votaciones ya está en activo hasta el día 30 de noviembre

N. de P.

Peñiscola y Morella participan en la novena edición de la acción ‘Juntos brillamos más’ de Ferrero Rocher, ofreciendo apoyo a las candidaturas de Mojácar (Almeria) y Aínsa (Huesca), respectivamente. Un año más, la marca hará brillar uno de los pueblos más emblemáticos de España con el objetivo de compartir una Navidad llena de luz y alegría.

La nueva edición de ‘Juntos brillamos más» cuenta con la participación de más pueblos que nunca. Este año, siete municipios históricos compiten por iluminar sus calles y, por primera vez, están acompañados de los ganadores de todas las ediciones anteriores que ejercen como padrinos. El objetivo es que sirvan como apoyo para conseguir la icónica iluminación navideña de Ferrero Rocher y que estas alianzas ayuden a incrementar el sentimiento de unidad y cooperación.

Tras ser reconocidos como uno de los pueblos más especiales de España, Peñiscola y Morella apadrinan a Mojácar  y  Aínsa, respectivamente,  que compiten con Chinchón (Madrid), Cazalla de la Sierra (Sevilla), Mojácar (Almería), Portomarín (Lugo), Santillana del Mar (Cantabria) y Sigüenza (Guadalajara). Por su lado, aparte de Peñiscola y Morella, el resto de pueblos padrinos son Astorga (León), Guadalupe (Cáceres), Valderrobres (Teruel), Puebla de Sanabria (Zamora) y Rubielos de Mora (Teruel). 

En total, 14 pueblos forman parte de esta nueva edición de ‘Juntos brillamos más’, que busca volver a impregnar de magia e ilusión todos los rincones.

Sistema de votaciones para elegir al pueblo ganador

La primera fase de la acción comienza hoy, jueves 10 de noviembre y finalizará el 30 de noviembre. El día 1 de diciembre se anunciarán los tres pueblos finalistas y se abrirá una nueva ronda de votaciones, que se alargará hasta el 11 de diciembre. Finalmente, el 12 de diciembre, Ferrero Rocher anunciará el nombre del pueblo ganador que recibirá la iluminación navideña. 

Durante todo el proceso, las votaciones se mantendrán en activo a través de la página web de Ferrero Rocher, donde también se pueden encontrar todos los vídeos de los pueblos candidatos y más información de interés.

Pueblos participantes en la nueva edición de ‘Juntos brillamos más’

Los siete pueblos candidatos de esta edición han sido anunciados este jueves en un evento que ha contado con la participación de Jesús Vázquez, que este año vuelve a ejercer como embajador de Ferrero Rocher; Franco Martino, director de Comunicación y Relaciones Institucionales de Ferrero Ibérica; y Daniel Anechina, Media Manager en Ferrero Ibérica. También han asistido los alcaldes y representantes institucionales de los municipios participantes y de los padrinos.

 Pueblos candidatos y sus respectivos padrinos

Aínsa (Huesca)

Morella (Castellón)

Cazalla de la Sierra (Sevilla)

Guadalupe (Cáceres)

Chinchón (Madrid)

Valderrobres (Teruel)

Mojácar (Almería)

Peñíscola (Castellón)

Portomarín (Lugo)

Astorga (León)

Santillana del Mar (Cantabria)

Rubielos de Mora (Teruel)

Sigüenza (Guadalajara)

Puebla de Sanabria (Zamora)

 

Mojácar, en Almería – apadrinado por Peñíscola (Castellón)

La localidad costera de Mojácar se identifica fácilmente con el aroma mediterráneo y el inconfundible color azul de sus playas. El carácter acogedor de su gente combina con el encanto natural de sus casas blancas, propias de la región andaluza que representan en esta edición.

Aínsa, en Huesca – apadrinado por Morella (Castelló)

Ubicado estratégicamente entre los ríos Cinca y Ara, Aínsa destaca por acoger un conjunto arquitectónico de gran riqueza histórica. La imponente Iglesia de Santa María de Aínsa, el amplio recinto del castillo y su majestuosa Plaza Mayor dan la bienvenida a esta pequeña villa medieval a los pies de los Pirineos.

Cazalla de la Sierra, en Sevilla – apadrinado por Guadalupe (Cáceres)

La belleza histórica del término municipal de Cazalla de la Sierra se ve acompañada por su localización dentro del Parque Natural de la Sierra de Sevilla. La simbiosis entre el paraje natural que lo rodea y la riqueza arquitectónica de su casco urbano hacen las delicias de los curiosos que visitan el pueblo en busca de una experiencia relajante y enriquecedora.

Chinchón, en Madrid – apadrinado por Valderrobres (Teruel)

Un casco urbano de otra época da la bienvenida al pueblo de Chinchón, situado en el corazón de la Comunidad Autónoma de Madrid. El municipio conserva su espíritu medieval a través de diversos puntos de interés anclados en los siglos XV y XVI, como el Castillo de los Condes y la Torre del Reloj.

Portomarín, en Lugo – apadrinado por Astorga (León)

En la villa de Portomarín, los vestigios arquitectónicos proliferan en forma de castillos y medorras. En 1946, el conjunto del pueblo fue declarado Conjunto Histórico Artístico y, desde entonces, sus edificios acogen multitud de peregrinos que encuentran en Portomarín un remanso de paz y calma en su camino a Santiago de Compostela.

Santillana del Mar, en Cantabria – apadrinado por Rubielos de Mora (Teruel)

Conocida popularmente como «la villa de las tres mentiras», pues ni es «santa», ni es «llana» ni tiene «mar», Santillana del Mar y sus calles empedradas recogen años de historia y un aire bucólico por el conjunto arquitectónico que levanta la villa, de estilo medieval.

Sigüenza, en Guadalajara – apadrinado por Puebla de Sanabria (Zamora)

Ubicado en un enclave estratégico, Sigüenza es una de las joyas de la corona de la provincia de Guadalajara. Habitada desde el periodo paleolítico, la localidad destaca por la combinación de los vestigios de los antiguos pobladores: celtíberos, romanos, visigodos y árabes, han modelado la rica variedad de estilos arquitectónicos que actualmente levantan el pueblo.